Opinión De Casa Manolo Sobre QDQ media

Casa Manolo conseguirá que veas Valladolid con otros ojos.

Azucena López Carpintero.
Copropietaria.
Casa Manolo está regentado actualmente por Víctor y su mujer Azu, que son los afortunados herederos del pequeño imperio que fundó Manolo, el padre de Víctor, hace 36 años.


Casa Manolo

En casa Manolo se sirve comida casera, la tradicional de toda la vida pero añadiendo el toque especial de Azu en la cocina, que principalmente se encarga de realizar comidas más elaboradas como  guisos,  pistos y otros platos calientes. Por ejemplo, como apunta  Víctor, “cada maestrillo tiene su librillo” y en el pisto, en vez de escalfar el huevo, lo fríen y lo añaden después con el resto de los ingredientes. El ciervo lo estofan con setas en vez de cocinar de manera  tradicional, y a las salsas les dan un punto especial para que no parezcan las típicas. Disponen de una ayudante de cocina que se encarga, sobre todo,  de elaborar ensaladas y platos de fácil preparación. La atención al cliente en la barra y el tema de selección de vinos son responsabilidad de Víctor, que prefiere ofrecer productos poco convencionales,  porque los conocidos pueden encontrarse con muchas más facilidad. Cada empleado tiene su cometido y llevan 14 años llevándolo a cabo, lo que significa que el trabajo está realizándose correctamente. Casa Manolo

Para ellos, lo más importante es que el cliente se encuentre a gusto y se sienta como en casa, que el ambiente sea agradable, que coma bien, que se sienta tranquilo, que el móvil no suene y que se relaje en su restaurante. Que los clientes le digan a Víctor “ahora sólo me falta el sofá de mi casa”, supone un logro y una satisfacción para él.

El aforo es de 42 personas, pero prefieren acoger a un máximo de 30, porque de esta manera pueden gestionar mejor la atención a los clientes, y para ellos “es mejor menos y mejor que más y peor”. El restaurante dispone de dos plantas, en las que se puede comer de menú o tomar raciones indistintamente. Lo primordial es que los clientes se encuentren cómodos.

Casa Manolo

En la planta baja disponen de tres ambientes: un comedor privado con capacidad para 10 personas y otro comedor que puede dividirse en otros dos ambientes.

En los días laborables, los clientes suelen ser sobre todo empresas, autónomos, abogados, comerciales…etc,  y en los fines de semana, la hora de la comida adquiere un ambiente más familiar. De noche el local se llena de gente joven y grupos que buscan un buen lugar para cenar. Su público se centra, sobre todo, en personas adultas, pero los jóvenes también tienen cabida, y les ofrecen raciones y vinos de todos los precios, desde 80 céntimos una copa de vino hasta 30€ una botella. Trabajan con una horquilla de productos y precios asequibles a todo el mundo.

La idea es ofrecer una relación adecuada calidad -precio, y por ejemplo,  comer un completo menú del día incluyendo un buen solomillo sólo por 16 euros. Según Víctor, ofrecer productos a un precio razonable les funciona. El objetivo es dar un buen servicio a un público variado, sin ser elitistas. Tampoco descuidan a los vegetarianos ni a celíacos, sobre todo éstos últimos, ya que si se les avisa con antelación, el restaurante les puede ofrecer cerveza apta para ellos.

Casa Manolo

El plato favorito de Víctor son las mollejas de lechazo, y si se cocinan bien, le parecen un auténtico manjar. También le gusta la ensalada de chatka, elaborada con auténtico cangrejo imperial ruso. Esta ensalada templada está siendo muy popular porque está compuesta por corazones de alcachofas,  langostino al ajillo,  chatka y  cebolla caramelizada, y al tener el  contraste del dulce-salado y frío- caliente, resulta muy llamativa. El foie lo preparan a la plancha, acompañado de un helado de mango y mermelada de higos junto con distintos tipos de panes: el tostado de toda la vida, el de pasas y el de manzana; así lo pueden disfrutar de diferentes maneras.

Víctor es además un  fanático del marisco, aunque en este caso sólo lo ofrecen a los clientes bajo pedido, puesto que el género lo reciben directamente de La Coruña, siendo el precio también más elevado.

Casa Manolo

Víctor tiene claro que su trabajo, además de ofrecer comidas, es saber qué le gusta al cliente y así acertar para ofrecerle algo nuevo. Aparte de mostrar una imagen impecable y ser amable y atento, tiene que explicar al cliente todo lo que su negocio ofrece para que así conozcan la amplia carta de la que disponen,  además de poder asesorarles sobre un buen maridaje del vino dependiendo del tipo de platos.

En el restaurante disponen de Wifi, y en su página web se pueden hacer reservas online con antelación, pero quien hace esto suele residir fuera de Valladolid, lo cual agradecen, debido a que no disponen de mucho tiempo para revisar el correo y atender reservas inmediatas.

En este restaurante tradicional, hacen lo que saben y les gusta lo que hacen porque si preparan huevos fritos, te pueden asegurar que harán los mejores huevos fritos de Valladolid. Pasen y prueben cualquiera de sus raciones: chipirones a la plancha, crepes de zamburiñas y gambas gratinadas, hojaldres de setas y gambas, croquetas de boletus, rabas, pulpo a la gallega, mollejas de lechazo a la plancha, twister de langostino y si les apetece, siéntense en una mesa porque no les va a defraudar.

Casa Manolo

Casa Manolo está en: C/ Pedro Lagasca, 147004 Valladolid (España)
Teléfono: 983 20 65 66 | Mapa de localización |Contacta | Llama gratis
Conoce su página web en QDQ: http://www.casa-manolo-restaurante.com/

5 thoughts on “Opinión De Casa Manolo Sobre QDQ media

  1. Buenas tardes,

    Experiencia única la que vivió nuestro paladar en Casa Manolo. Tuvimos la oportunidad en uno de nuestros viajes por Castilla y León de disfrutar de este restaurante. La calidad tanto en la gastronomía como en la atención fue exquisita. Sin duda repetiremos en alguno de nuestros próximos viajes.

    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *