Opinión De Vicar Sobre QDQ media

Unos de sus clientes, el preciado hospital San Pablo de Barcelona.

Tomás Carcasona Mulá – Comercial y hermano mayor de Mauricio.

Javier Carcasona Llana – Carpintero, montador e hijo de Tomás.

Mauricio Carcasona Mulá – Carpintero y padre de Isaac.

Isaac Carcasona Carles – Carpintero, montador y primo de Javier.

Como en toda familia, cada miembro es diferente aunque compartan los mismos intereses. Y si se saca provecho de esta circunstancia, se puede convertir en una empresa donde todos se complementan. Así es Vicar, una empresa constituida por Mauricio y Tomás hace 28 años y donde se han ido integrando los hijos de éstos, Isaac y Javier.

Vicar se dedica fundamentalmente al aluminio y al cristal en todas sus variedades: ventanas, puertas, mamparas de baño, claraboyas (cubiertas de patios), cerramiento de terrazas o ampliación de vivienda, persianas (con y sin motorización), acristalamientos de todo tipo, espejos, enmarcación de cuadros, rejas de hierro para ventanas, puertas y mosquiteras (enrollables, fijas, correderas…). La madera también la trabajan pero lo más popular es el aluminio porque no requiere mantenimiento. Un dato curioso es que en Barcelona casi nadie pone ventanas de pvc (también Vicar las trabaja) porque existió un rumor de que eran cancerígenas y por lo que parece, a ello se aferran los habitantes de la Ciudad Condal.

Para la familia Carcasona, lo más importante es la calidad del servicio y saben que es su valor diferencial, principalmente porque sus clientes se lo dicen -7 de cada 10 vuelven para felicitarles-. Como es natural, no hay mayor satisfacción que ésta y aunque casi siempre trabajen por la zona, llegan interesados incluso desde fuera de la ciudad requiriendo sus servicios. Además de agradecerles su profesionalidad, destacan el buen comportamiento del personal. Vicar siempre ha exigido a sus operarios que, antes de ser bueno en su trabajo, fueran educados y honrados.

En este sector hay mucha competencia y saben que el consumidor mira más el precio y no tanto la calidad de los materiales. Debatir esto con el particular, puede resultar difícil por ser un terreno más técnico que éste no conoce, a diferencia de un industrial, pero el resultado final se puede ver en poco tiempo. Por ejemplo, en mamparas, uno se puede ir a una gran superficie y comprarse una por 100€, pero al año saltará la pintura, estará en peor estado y además la tiene que montar uno mismo. En Vicar cuesta 700€, pero durará siete u ocho años y todo el montaje incluido.

¿Quién no busca por internet?

Su mejor publicidad es el boca a boca y prueba de ello es que aquí vienen los padres, los hijos e incluso algún nieto, además de los vecinos de éstos, claro.  Pero no quita que le den importancia a la presencia en Internet, que hoy es fundamental. Isaac dice que sólo podría sentir admiración por “Superman, si trabajara en el sector”. Pero es evidente que los hermanos Carcasona son el referente de sus hijos.

Vicar ha visto un antes y un después en su ciudad, ha visto su evolución y su adaptación a los nuevos tiempos sin dejar su barrio de toda la vida, el de Sant Martí. Y  aquí es donde siguen y donde probablemente perduren durante otros 28 años, porque trabajo no les falta y seguramente se deba a su profesionalidad y su calidad humana.

Vicar está en:
C/ Conca , 23 – 08026 Barcelona (España)
Teléfono: 93 455 34 29| Mapa de localización |Contacta | Llama gratis
Conoce su página web en QDQ: http://www.carpinteriadealuminiovicar.com/es/

2 thoughts on “Opinión De Vicar Sobre QDQ media

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *